Tarta de queso y membrillo
COMENSALES
4 raciones
Preparacion

ELABORACIÓN

En primer lugar, elaboramos la base de la tarta, a base de galletas digestive en polvo, mezclamos con mantequilla derretida en el microondas y un chorrito de leche hasta lograr una masa más o menos compacta. La extendemos sobre un molde de base desmontable y la dejamos toda del mismo grosor. Se mete en la nevera para que se endurezca mientras preparamos el relleno. También podemos optar por una base de bizcocho genovés o bizcocho al microondas.

En segundo lugar, procederemos a preparar el relleno: la hacer la mousse de queso. Para ello, batimos el queso cremoso con el azúcar y las dos yemas hasta que esté todo perfectamente aireado y unido. A continuación, se añade la ralladura de limón y se le da unas vueltas para integrarlo en la crema.

Si la gelatina es en hojas la hidratamos en un poco de agua fría. Si es en polvo la diluimos en un poco de leche calentada en el microondas.

Montamos la nata con ayuda de una batidora y mezclamos todo. Incorporamos la gelatina y seguimos mezclando.

En el molde donde tenemos la base preparada vertemos la masa, dejamos reposar y guardamos en la nevera durante dos horas.

Troceamos el dulce de membrillo y lo ponemos a calentar a fuego lento en un cazo con una pizca de agua. Removemos hasta crear una pasta homogénea.

Cubrimos con el membrillo la tarta de queso que estaba en la nevera. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente y volvemos a introducir en la nevera. Esperaremos hasta que esté completamente cuajada y ¡listo! ¡Estará deliciosa!

Ingredientes

- Dulce de membrillo para la cubierta
- Base de galleta
- Mantequilla
- Chorrito de leche
- 350 gr. de queso tipo Philadelphia
- 400 gr. de nata de montar (35 % m.g.)
- 2 yemas de huevo
- 75 gr. de azúcar
- Ralladura de limón o extracto de limón
- 1 sobre de gelatina